Adecuaciones
  • Sondajes y Estudios

    En 2009 se inició la construcción del proyecto San Pedro, con la edificación de los dos túneles de desvío y el pique de compuertas.

    A comienzo de 2011 Colbún decidió suspender de manera temporal las obras principales del proyecto, tras detectar roca de mala calidad (grietas superficiales) en la ladera norte y movimientos locales y superficiales (en centímetros) en la ladera sur que era necesario analizar.

    Se realizaron casi 9 kilómetros de sondajes y se pidió la opinión independiente de un grupo de más de 10 expertos internacionales, incluyendo ingenieros y geólogos de Estados Unidos, Nueva Zelandia, Suiza y Alemania, quienes concluyeron que la roca presente en el sitio donde se construirá la presa es de buena calidad y apta para realizar este tipo de obras.

  • 1. La zona donde se emplazará la presa del proyecto San Pedro se ubica más de 6 kilómetros aguas abajo del sector donde se produjeron los grandes tacos del Riñihuazo. El sector donde se instalará la presa del proyecto tiene una conformación geológica distinta a la del Riñihuazo.

    2. En la zona donde se emplaza el proyecto San Pedro no existe evidencia histórica de que alguna vez se hayan producido tacos o deslizamientos de material como la zona del Riñihuazo.

    3. La presa del proyecto San Pedro está diseñada para resistir un terremoto mayor al sismo que afectó a Valdivia en mayo de 1960. La presa estará fundada y anclada a la roca de forma lateral y también en el lecho del río; en su base mide cerca de 60 metros de ancho.

    4. El volumen de agua del embalse es de 30 millones de metros cúbicos, apenas 0,5% del volumen de agua evacuado durante el Riñihuazo, que alcanzó a los 5.400 millones de metros cúbicos.

    5. El embalse no aumenta la posibilidad de provocar deslizamientos en la zona de los tacos del Riñihuazo, porque el agua del embalse imprime una fuerza contraria a un deslizamiento (es decir, le da firmeza o sostenimiento a las laderas de la caja del río San Pedro).

  • Ladera sur:

    Aquí se considera la instalación de contrafuertes y una galería de drenaje. Este último consiste en un túnel subterráneo horizontal dotado de dispositivos para evacuar el exceso de agua que permea la ladera.

    Ladera norte:

    Aquí se decidió reducir el área de intervención, trasladando la casa de máquinas al pie de la presa, eliminando los túneles de aducción y alargando la presa para empotrarla en roca de buena calidad.

    La presa mantiene su altura y ubicación, el tamaño del embalse es el mismo y no hay alteración del caudal natural del Río San Pedro. Cabe mencionar que la presa estará fundada y anclada inferior y lateralmente.